Dentro de la creciente preocupación por nuestros perros, se cuenta, sin duda, la elección de un pienso de calidad, que contenga los nutrientes necesarios, y elaborado con sustancias naturales, sin aditivos ni conservantes perjudiciales para su salud.

Cuando ya tenemos el pienso que mejor se adecúa a sus necesidades, es bastante frecuente que, a la hora de poner la mesa, quieran probar alguno de nuestros manjares, que les huelen tan bien.

La verdad es que es muy difícil no sucumbir a la tentación de darles algo de nuestro plato, ante las miradas suplicantes que nos lanzan.

Aquí es donde nos asalta la duda sobre si el hecho de combinar el pienso con la comida casera es o no saludable para nuestros perros.

Adelantamos que, como en todo, no hay respuestas definitivas, sino matices y recomendaciones, que os explicaremos a lo largo de este artículo.

 

SOMOS LO QUE COMEMOS

En los alimentos está la clave de la salud física y emocional de los seres vivos que habitan el planeta.

Recuerda que, igual que las personas, el organismo de nuestros perros cuenta con millones de células que necesitan recibir un aporte adecuado de nutrientes para funcionar adecuadamente.

El tipo de alimentación que le des a tu perro es fundamental, ya que determina las sustancias que llegarán a sus células, a través de la sangre, incluyendo los nutrientes y las posibles toxinas.

Una buena alimentación ayuda a prevenir muchas enfermedades.

El tipo de alimentación que escojamos también es básico para ayudar a los perros con trastornos, ancianos, o con alguna enfermedad que requiera una nutrición específica.

Un punto de partida interesante a tener en cuenta es que los perros, igual que sus antepasados lobos, son carnívoros no estrictos, lo que significa que precisan de una alimentación basada principalmente en la carne. No obstante, su sistema digestivo también está capacitado para asimilar alimentos vegetales, aunque en proporciones pequeñas.

Como apuntan los expertos, los perros poseen un tracto digestivo más corto que los animales herbívoros. Esta es la razón por la que asimilan mejor las proteínas, ya que éstas se digieren más rápidamente que los componentes de los alimentos de origen vegetal.

 

EVITA MEZCLAR PIENSO CON COMIDA CASERA

Si tu perro sigue una dieta a base de pienso y, de vez en cuando, deseas añadirle comida casera, debes tomar varias precauciones:

Como norma, no conviene mezclar pienso con comida casera, ya que, generalmente, ésta última se digiere de forma más rápida.

– Como ambos alimentos tienen unos tiempos diferentes de asimilación, se produce un conflicto digestivo –fermentaciones incompatibles– que puede derivar en trastornos estomacales, gases e incluso en una dolorosa torsión de estómago.

– Aunque la mezcla no es una opción recomendable, si en un momento dado deseas añadir un poco de comida casera a la alimentación habitual de tu perro, ten en cuenta que ésta no debe sobrepasar el 5%.

 

MEJOR ALTERNAR QUE MEZCLAR

Puesto que de la mezcla del pienso con la comida casera surge una composición nada recomendable, en lo que respecta a la digestibilidad, nos decantaremos por la alternancia.

De esta forma, tu perro podrá probar otro tipo de alimento, sin tener que sufrir los efectos adversos de la mezcla que hemos comentado anteriormente.

Anota algunas recomendaciones que te ayudarán a la hora de alternar pienso con comida casera:

– La comida casera, en sí misma, no es perjudicial para nuestros perros, pero no conviene que se convierta en su dieta exclusiva.

–  El pienso debería constituir una toma diaria, como mínimo. En el resto de tomas, podemos ofrecerle a nuestro perro comida casera.

– Para que una dieta totalmente casera ofrezca seguridad y aporte todos los nutrientes necesarios, es preciso poseer unos conocimientos mínimos de nutrición o bien que esté supervisada por el veterinario o un experto en alimentación canina.

– En caso de sobrepeso o trastornos de salud, controla con especial atención la dieta de tu perro y la cantidad de alimento que le ofreces.

 

EL MEJOR PIENSO BALANCEADO

Técnicamente hablando, el pienso balanceado es aquel alimento destinado a nuestros animales, que es capaz de cubrir sus necesidades nutricionales.

Pero no todos los piensos que encontramos en el mercado son iguales.

Dentro del universo de los piensos equilibrados, la calidad de sus componentes puede variar considerablemente entre unos y otros.

Entonces, ¿cómo descubrir el mejor pienso para nuestro perro?

A continuación te damos algunas pistas para acertar en la elección:

– Tenemos derecho a saber lo que come exactamente nuestro perro, por lo tanto, nos decantaremos por productos de calidad, en cuya etiqueta se refleje claramente toda la información que necesitamos para asegurar su correcta nutrición.

– Fíjate muy bien en la composición del pienso; el porcentaje de proteínas es muy importante y debe predominar sobre los elementos de origen vegetal.

– También es fundamental optar por proteínas de alto valor biológico y alimentos sin aditivos artificiales.

– Recuerda que un buen alimento balanceado debe contener fibra, proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

 

¿Es bueno combinar pienso con comida casera? Esta era la pregunta inicial y esperamos haberla contestado con claridad en este post.

Por si quedan algunas dudas, podríamos resumir la respuesta en una palabra “depende”, porque al fin y al cabo, lo que más importa es el “cómo”.

Combines o no combines pienso con comida casera, lo fundamental es que lo que hagas garantice a tu perro una alimentación con un aporte adecuado de nutrientes, capaz de mantenerlo saludable y protegerlo de posibles trastornos futuros.

¡No escatimes en la elección, la salud y felicidad de tu perro no tienen precio!