Una de las enfermedades vinculadas a la climatología que más afecta a los perros es la leishmaniosis. Se produce por la picadura del mosquito de Leishmania (del género Phlebotomus) y puede desarrollarse en el perro más tarde o más temprano. Las consecuencias de la enfermedad son diversas. Si el animal infectado no se tratara, podría llegar a morir, sin embargo, a pesar ser una enfermedad crónica, si se sigue el tratamiento adecuado no deriva en una enfermedad mortal.

ZONAS DE RIESGO Y CONTAGIO DE LEISHMANIOSIS

El mosquito de la Leishmaniosis vive en toda la zona mediterránea, oriente próximo y algunas zonas de América del sur. Este tipo de insectos necesitan un clima cálido y húmedo para vivir (entre 17ºC y 30ºC). Por lo tanto, más allá de la zona geográfica, la primavera y verano son épocas en las que el mosquito se propaga y aumenta el riesgo de picadura.

El riesgo de contagio entre perros y personas es prácticamente nulo, por eso quien conviva con un perro con Leishmaniosis no tiene que preocuparse por el posible contagio.

¿CÓMO PREVENIR LA LEISHMANIOSIS?

Al ser una picadura de insecto, una manera de prevenirla es proveer al perro de repelentes de insectos y evitar zonas donde proliferan los mosquitos: charcos, ríos o zonas de aguas estancadas, etc. Otro sistema a valorar es la vacuna contra la leishmaniosis, aunque garantiza no caer en la enfermedad.

¿CÓMO SABER SI MI PERRO TIENE LEISHMANIOSIS?

Los sintomas de la leishmaniosis son: heridas tipo úlceras a las orejas, cabeza -donde además puede perder pelo- y patas, inflamación de los ojos, conjuntivitis, pérdida de peso, diarrea, heridas que tardan a curarse, dermatitis, fatiga, debilidad e inflamación del abdomen, entre otros. Aun así, quien puede hacer un diagnóstico con garantías es el veterinario, por eso, ante la duda recomendamos visitarlo urgentemente.

TRATAMIENTO DE LA LEISHMANIOSIS

La leishmaniosis no tiene cura, pero sí un tratamiento que mejora la calidad de vida. El tratamiento que hay que seguir después de la picadura es farmacológico y nutricional. A nivel alimentario se tendrá que aumentar el peso perdido y la masa muscular -por eso hará falta que el alimento sea fácil de digerir-, también se tendrá que tomar alimentos antioxidantes que estimulen el sistema inmunitario.