Pertenece al género Nepeta y a la especie Nepeta cataria.

Se la conoce también como hierba gatera, menta de los gatos o albahaca de gatos.

Es la planta de la que se enamoran dos de cada tres gatos, cuando perciben su intenso olor mentolado.

Cuando se topan con ella, los mininos reaccionan de una forma peculiar, oliéndola y restregando su cuerpo, para activar aún más su aroma.

Quien más quien menos, todos hemos oído hablar de la misteriosa planta que tantas reacciones curiosas provoca en la mayoría de los gatos.

Pero, ¿qué es en realidad la hierba gatera? ¿Atrae a todos los gatos? ¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cuáles sus riesgos? ¿Qué precauciones hay que tomar?

ATRAE A LA MAYOR PARTE DE LOS GATOS 

En opinión de los científicos, aproximadamente, entre el 70-80% de los gatos se sienten atraídos por su aroma.

El resto, es decir, alrededor de un tercio, no se muestra cautivado por sus esencias.

La pregunta es obligada: ¿Por qué atrae a muchos y deja indiferentes a pocos?

Aunque no se conocen a ciencia cierta las razones, los expertos creen que podrían estar relacionadas con causas medioambientales y genéticas.

En lo que existe consenso es en el hecho de que los cachorros menores de tres meses no sienten el menor interés por la planta ni por sus aromas.

PROCEDENCIA Y CARACTERÍSTICAS

La hierba gatera es una planta originaria de Europa, emparentada con la familia de la menta.

Suele crecer salvaje en terrenos baldíos, taludes y setos, y puede llegar a medir hasta 60 centímetros de altura.

Son características sus flores violáceas y sus tallos de tonos grisáceos.

NEPELACTONA, LA MOLÉCULA SEDUCTORA

El catnip o hierba gatera contiene nepelactona, una molécula de gran volatilidad, que es la responsable de atraer a los gatos.

A la Nepelactona se la relaciona con la activación de las zonas del sistema nervioso central que intervienen en los comportamientos sexuales de los gatos.

PLANTA TOP TEN

Tan notoria es la hierba gatera que su popularidad es similar a la de otras hierbas conocidas por sus cualidades beneficiosas para nuestros gatos, como el tomillo, la valeriana o la raíz de regaliz.

Resulta que a la hierba gatera se la considera la reina de las plantas, porque contribuye a aliviar la ansiedad y a mejorar la vida de los gatos.

Además, puedes cultivarla fácilmente si dispones de una terraza o balcón, así la tendrás fresca y a mano para ofrecérsela a tu gato cuando veas que está estresado, intranquilo o nervioso.

En forma de infusión, también es indicada para mitigar los picores de los gatos; basta con dejar enfriar la infusión y aplicarla sobre la piel del peludo.

LA HIERBA MÁS VERSÁTIL

La hierba gatera es tan versátil que podemos usarla fresca, tal y como brota de la tierra, y ofrecérsela a nuestro gato para que retoce a gusto con ella.

Otra opción es su uso en spray, para hacer pulverizaciones sobre los objetos gatunos y las zonas donde suelen estar nuestros peludos. Consiste en un aerosol con extracto puro y filtrado de hierba gatera.

También se incorpora seca en rascadores y dentro de las pelotitas, peluches y otros juguetes preferidos de los gatos. El objetivo de su inclusión es estimular al gato para que juegue y se mantenga activo. De esta forma, evitamos que tenga sobrepeso.

La hierba gatera también puede ser una gran aliada a la hora de equilibrar la mente de nuestros gatos. Los etólogos lo llaman enriquecimiento ambiental.

Y, cómo no, se encuentra presente en muchas de las golosinas que solemos darles a nuestros gatos como premio a su buena conducta.

EFECTOS SENSUALES, ALEGRES Y PECULIARES

Los gatos que se sienten atraídos por la hierba gatera, se acercan a ella con los preliminares propios del cortejo sexual.

Así, frotan su cuerpo, le dan lametazos, la mordisquean, la mastican, se revuelcan y hasta maúllan de goce, como si fueran gatas en celo.

Cuando las partículas de nepelactona se esparcen por el aire, penetran en sus fosas nasales. Una vez ahí, empiezan a sentir sus efectos embriagadores y se muestran especialmente juguetones y alegres.

Bajo los influjos del catnip, los gatos hacen cosas tan peculiares como capturar ratones, pájaros y otras presas que solo existen en su imaginación.

SENSACIONES PLACENTERAS, PERO CORTAS

Los efectos que experimentan los gatos con esta planta, desde la fase de cortejo inicial, pasando por el éxtasis y acabando en la calma, suele durar entre cinco y quince minutos.

Después de esta ceremonia, tendrán que pasar al menos dos horas para que un gato vuelva a sentirse interesado por el catnip.

PRECAUCIONES A SEGUIR, SÍ O SÍ

Hemos comentado los beneficios que la hierba gatera aporta a nuestros gatos, pero hay que tener en cuenta algunas precauciones para evitar posibles daños, tanto a los mininos como a los niños.

En la primera fase, los efectos del catnip puede parecernos divertida por lo revoltosos que se vuelven los gatos. Luego le sigue otro ciclo en el que nos muestran una conducta sorprendente e incluso extraña.

Antes de dejar que se aproxime a la hierba gatera y para evitar que nuestro gato se descontrole, debemos tomar una serie de medidas de seguridad:

– Moderar la dosis

Como siempre, te aconsejamos consultar con el veterinario todas las dudas que te surjan sobre la aplicación de la hierba gatera.

El médico te dará unas pautas razonables a seguir para que tu gato disfrute de esta planta, sin poner en peligro su integridad física ni la de los seres de su entorno.

– Proteger ventanas, balcones, terrazas y otros huecos

Bajo los efectos de la hierba gatera, los gatos pueden exaltarse hasta el punto de precipitarse al vacío por los agujeros que encuentre a su alrededor.

Por eso, nuestro trabajo consistirá en proteger previamente todos los huecos, mediante redes, celosías, telas mosquiteras resistentes, etc.

– Vigilar a bebés y niños

Con los niños, ya se sabe, toda precaución es poca, y más aún cuando nuestro peludo está bajo los efectos del catnip. En esos momentos suelen correr y saltar de un lado a otro sin parar, o arañar objetos y zonas inusuales.

En estas circunstancias, debemos proteger a nuestros bebés y niños pequeños, apartándolos del campo de acción del gato.

INFORMACIÓN, MODERACIÓN Y PRECAUCIÓN

Finalmente, hay que recordar la importancia de consultar con el veterinario todas las dudas que el uso de la hierba gatera nos plantee.

La hierba gatera en sí misma no es buena ni mala, porque todo depende de la forma con la que relacionemos a nuestros gatos con ella.

Hay que hacerles caso a los médicos cuando nos dicen que la clave de todo está en la moderación.

Bien administrada, puede proporcionarles momentos muy felices a nuestros gatos.

Información, moderación y precaución son las palabras clave de los expertos. No las pierdas de vista, por la felicidad y bienestar de tu gato.