Queremos favorecer cambios socioculturales a favor de un trato moral y ético más digno hacia los animales de compañía, respetando su condición de seres vivos sensibles, en base a los siguientes puntos:
1.
Sensibilidad y conciencia como base de la tenencia responsable

Los animales no son recursos a nuestra disposición, requieren de nuestro tiempo, amor y cuidado. Si vamos a compartir nuestra vida con ellos debemos hacerlo desde la sensibilidad y la conciencia.

2.
Conocimiento y empatía para entender sus necesidades

Si aprendemos a interpretar las señales con las que nos comunican su felicidad, sus preferencias y lo que les molesta, conseguiremos fácilmente su bienestar físico y emocional.

3.
Promover el valor del vínculo humano-animal

La fuerza curativa del vínculo emocional entre humanos y animales es indiscutible, los beneficios de la convivencia con animales en nuestra salud mental y sus efectos en nuestra calidad de vida son incontestables.

4.
Los animales son miembros de nuestra familia

Reivindicamos el derecho que los animales tienen a ser parte de la sociedad y de ser moralmente tomados en cuenta en cada decisión que los afecte, y avanzar hacia la normalización, accediendo a los mismos lugares y ámbitos que están a disposición del resto de miembros de la familia.

5.
Formar y educar a los niños en el respeto a los animales

Los niños de hoy son el futuro de mañana. Es necesario que la educación en la empatía hacia los animales forme parte de la educación, y garantizar la adquisición de valores que propicien el respeto hacia los seres vivos y los derechos de los animales.

6.
Pasar de la mascotización a la tenencia responsable

En la sociedad de consumo los animales domésticos “mascotizados” se convierten en productos de mercado que pueden sufrir los usos propios de la mentalidad consumista. Para invertir esta situación hay que redefinir nuestras concepciones y relaciones con los animales a partir del reconocimiento de que son seres vivos.

7.
Desmontar la idea de la propiedad privada de los animales

Los animales son seres sensibles con unas necesidades concretas. Debemos desmontar la idea de la propiedad privada de éstos y sustituirla por la tutela y el cuidado.

8.
Las asociaciones protectoras como las gestoras del bienestar de los animales abandonados

Hay que erradicar el sacrificio sistemático de los perros abandonados. Ninguna empresa sin un código ético de conducta basado en el bienestar animal debería estar autorizada para gestionar la recogida de animales abandonados.

9.
Impulsar las adopciones y combatir el abandono

Las cifras de abandono de animales siguen siendo año tras año muy alarmantes. Es necesario entender qué motivos llevan al abandono, generar una conciencia social de rechazo y proponer soluciones para poder evitarlos, como impedir los regalos impulsivos y las camadas no deseadas.

10.
Vivir en armonía con los animales y la naturaleza

Estamos irremediablemente vinculados a la naturaleza y este contacto es esencial para un desarrollo psicológico y físico en plenitud. Hay que modificar la percepción cultural que nos lleva a los humanos a visualizar la naturaleza como un recurso propio de explotación sin límites, y cuidarla y respetarla.

Al utilizar nuestros servicios aceptas el uso que hacemos de las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies