Llevar a nuestro peludo de vacaciones con nosotros es una buena manera de fortalecer el vínculo. Muchas veces los llevamos en el coche, pero desconocemos cual es la manera correcta y más segura de hacerlo. Llevar a nuestros perros de manera incorrecta puede suponer un grave peligro no solo para él, sino también para el resto de los ocupantes del vehículo. Aquí os dejamos las claves para trasladar a vuestro perro de la manera más segura:

Siempre en los asientos traseros o en el maletero:

Es muy importante que en todo momento el conductor tenga libertad de movimientos y ninguna interferencia en la visión de la carretera. Esto puede verse amenazado si el perro va en la zona del asiento del copiloto, además que, en caso de accidente o colisión, saltaría el airbag que evidentemente, no está diseñado para amortiguar un perro, por lo que podría causarle graves lesiones. Por lo tanto, siempre llevaremos a nuestro perro en los asientos de detrás, o en el maletero.

Arnés con dos enganches:

El arnés con dos enganches, junto con el transportín, es el método más recomendado por la DGT. Nuestro peludo deberá viajar en los asientos traseros del coche con el arnés de doble enganche puesto, que irá fijado al cinturón de seguridad del vehículo. Es importante que el sistema de unión sea corto, para evitar el choque con los asientos delanteros.

Transportín:

El transportín es probablemente la mejor opción para viajar con nuestro peludo. Éste deberá ir siempre en el suelo, ya sea en los asientos delanteros, o en el maletero. Si el perro es pequeño, probablemente el transportín encajará en la banqueta trasera, y si es grande, lo mejor será llevarlo en el maletero.

Rejilla separadora:

Si llevamos a nuestro perro atrás, aunque vaya en transportín es muy recomendable llevar una rejilla divisoria de carga en el maletero. Esto permitirá que el perro no salga despedido en caso de colisión o accidente, garantizando la seguridad del animal y de todos los ocupantes del vehículo.

Consejos para viajar en coche con nuestro peludo:

  • No darle de comer justo antes de salir
  • Hacer las paradas pertinentes
  • Garantizar una buena hidratación del perro durante todo el viaje
  • Ser conscientes de la temperatura del vehículo en todo momento
  • No dejarlo solo dentro del vehículo
  • Si realizamos una parada, vigilar donde parar, y tener el perro atado antes de abrir puertas del coche