Es una pregunta que la gente que convive con gatos acostumbra a hacerse a menudo. Cuando tenemos un gato muchas veces dudamos de si estaría más a gusto si estuviera acompañado, y con ello, el trabajo que nos supondría para nosotros pasar de tener un peludito, o dos.

Antes de nada, tenemos que conocer bien a nuestro gato, ya que en general, y dejando particularidades individuales aparte, los gatos no son tan sociables como los perros. Pueden estresarse cuando se presentan cambios bruscos en su entorno ya que son animales que les gusta tener la situación bajo control. Esto no significa que sean ariscos, o no sean sociables, simplemente que tenemos que considerar bien todas las condiciones antes de tomar decisiones que puedan afectarles.

¿Puedo adoptar a otro gato en casa?

Lo primero que debemos plantearnos es si realmente podemos adoptar a otro animal y que esté en las mejores condiciones. Otro gato requiere espacio, necesitará su propio comedero, bebedero y arenero. Es importante especialmente al principio que los gatos sientan que cada uno tiene control sobre sí mismo, ya que, si no, puede derivar a situaciones estresantes.

También tenemos que considerar que otro gato requerirá sus visitas al veterinario. Deberá estar siempre atendido y debemos tener los recursos para poder hacerlo.

¿Mi gatito reaccionará bien con la bienvenida de un nuevo peludo?

Si tenemos claro todo lo mencionado anteriormente, tenemos que considerar si nuestro gato aceptará bien a otro compañero felino. Pueden convertirse en mejores amigos inseparables, pero si no está acostumbrado a compartir espacios, tal vez puede ser contraproducente. Nadie conoce mejor a tu gato que tú para detectar sus necesidades.

Lo mejor para que aprendan a convivir es dejar que se amolden el uno al otro, que tengan sus propias cosas, e intervenir lo mínimo cuando haya disputas, ya que tienen que aprender a gestionarse ellos mismos. Solo vamos a intervenir si la situación escala poniendo a uno de los dos animales en riesgo.

Ventajas de tener dos gatos

Una vez decidimos adoptar otro gato y hay una buena adaptación, notaremos grandes ventajas para los dos felinos. Entre ellos, los dos gatos se sentirán más acompañados por alguien de su misma especie, por lo tanto, se aburrirán menos.
Jugarán más y evitarán caer en la monotonía, esto ayudará a que ambos se mantengan en forma mediante el juego. Además, jugando juntos canalizarán adecuadamente su instinto de depredadores, que estará menos presente con la familia humana.

Nunca he tenido gatos, ¿dos mejor que uno?

Si todavía no tenemos ningún gato y estamos planteando adoptarlos juntos, puede ser muy buena idea si son jóvenes y todavía mejor si son hermanos. Así evitaremos los problemas de adaptación y tendremos todas las ventajas que supone tener a dos gatitos juntos.