Los gatos son animales domésticos con innumerables cualidades: son inteligentes, elegantes y ágiles. Hay quienes los ve como animales distantes o poco apegados, más independientes que los perros. Pero la verdad es que pueden llegar a ser muy cariñosos. Se trata de animales estrictamente carnívoros. Antes de vivir en hogares, su alimentación natural se basaba en la caza de roedores, aves y lagartos. Ocasionalmente pueden ingerir plantas para completar su dieta. La carne es un elemento básico para ellos ya que su fuente de energía principal son las proteínas. Cuando hablamos de carne, nos referimos a las proteínas de origen animal, que tanto puede ser de animales como el pollo o la ternera, así como del pescado, entre otras.

Además de ser una fuente de proteínas, la carne también aporta tres nutrientes esenciales para los gatos: el ácido araquidónico, la vitamina A, y la taurina.

¿Por qué es necesaria la taurina para los gatos?

En este artículo entraremos en detalle de la importancia de la taurina en la dieta de los gatos. Una dieta sin taurina puede suponer graves problemas para la salud del felino.

La taurina es un nutriente vital para los gatos. Los gatos generalmente pueden producir sus propias proteínas, excepto los aminoácidos esenciales, que deben conseguirse a través del alimento. En este caso la taurina, se trata de un aminoácido esencial basado en sulfuro que contribuye al funcionamiento normal del músculo cardiaco, visión y reproducción en gatos. También es necesario para formar las sales biliares que ayudan a la digestión. La taurina se encuentra como aminoácido libre en el corazón y ojos y no forma parte de las proteínas.

Muchos mamíferos son capaces de sintetizar taurina a partir de otros aminoácidos, pero los gatos no lo son, y por lo tanto deben adquirirla a través de la dieta para poder satisfacer sus necesidades.

La taurina es necesaria en muchos procesos vitales, principalmente participa en la formación de las sales biliares que ayudan a la digestión de grasas y absorción de vitaminas solubles. También contribuye a la función cardíaca, el cerebro y el sistema nervioso. También para la función inmunitaria, los ojos, y en el caso de las hembras, tiene que ver con la reproducción y con el crecimiento del feto.

Resumiendo, la taurina ayuda a regular la temperatura corporal del animal, así como ayuda a absorber las grasas importantes de los alimentos contribuyendo al crecimiento muscular. También es importante para el correcto desarrollo del cerebro cuando el gatito está en crecimiento.

¿Qué ocurre si a un gato le falta taurina?

Al no poder sintetizarla de manera independiente, si un gato no toma taurina puede verse comprometida su salud. Principalmente, puede afectar al sistema nervioso central, a la vista mediante la degeneración de la retina, así como provocar enfermedades cardiacas como la miocardiopatía dilatada (MCD). Esto sucede porque se producen cambios en el ojo o en el corazón del gato que hacen que no vea bien, o que no bombee suficiente sangre. El problema es que lo vemos en fases bastante avanzadas y normalmente siendo demasiado tarde.

En gatitos que están en crecimiento es especialmente importante, pues la taurina tiene una afectación directa a su correcto desarrollo, y la falta de ésta puede desacelerar el crecimiento y afectar a su capacidad de reproducción.

¿Hay suficiente taurina en la alimentación de mi gato?

Con que el alimento seco o la lata lleve carne, no necesariamente es suficiente. Durante el proceso de elaboración de las comidas preparadas para gatos, la taurina se pierde, por lo que el fabricante debe añadirse después.

Alimentos de calidad superior que han sido cocinados a temperaturas muy bajas a partir de ingredientes frescos en vez de deshidratados, no deberán estar suplementados de la misma manera que un alimento de calidad pobre, pues además del suplemento serán los ingredientes frescos que aportarán este nutriente esencial.