El salmón es rico en omega-3

Los ácidos grasos omega-3 en forma de DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico) son unos de los nutrientes más importantes de este alimento. Las mascotas no cuentan con las enzimas necesarias para convertir en DHA las fuentes vegetales de omega-3, como el aguacate, las nueces y la linaza, así que es importante darles alimentos de origen animal que contengan DHA y EPA, y el salmón es una excelente opción.

Estas grasas saludables son reconocidas como elementos esenciales en las dietas caninas y felinas, ya que ayudan a mantener la salud de la piel y el pelaje, modulan la inflamación y favorecen la salud cardíaca. Si no se consume suficiente omega-3, existe el riesgo de desarrollar problemas de la vista, artritis, alergias y disfunción cognitiva.

El salmón contiene un potente antioxidante conocido como astaxantina

La astaxantina es un antioxidante antiinflamatorio que se encuentra en este pescado. Este carotenoide, que es responsable del color rosado de la carne de salmón, es un poderoso nutriente que cuenta con propiedades anticancerígenas, antidiabéticas y antiinflamatorias. Es una fuente natural de vitamina A que contribuye al crecimiento y a la salud del pescado, es cientos de veces más potente que la vitamina E y 10 veces más potente que el betacaroteno, la luteína y la zeaxantina.

El salmón puede sustituir otras fuentes de proteína

Su contenido de proteína puede competir con el de la carne de vacuno: una porción de 100 gramos contiene 19.8 gramos de proteína, lo cual supera los 19.4 gramos con los que cuenta una porción igual de carne de vacuno. El salmón es una alternativa proteica muy recomendable para los perros que tienen alergia al pollo y a otras fuentes comunes de proteínas.

Como conclusión podemos afirmar que el salmón es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, que apoyan el sistema inmunológico, ayudan a disminuir la inflamación y mantener el pelaje de tu perro con un aspecto brillante y saludable. También es una buena fuente de proteínas. De hecho, el salmón es un ingrediente de alta calidad común en los alimentos para perros. Si tu perro tiene alguna alergia a fuentes más comunes de proteínas, como el pollo, el salmón podría ser una buena alternativa.