¿Quién limpia los dientes de su perro? Es un hábito que, a diferencia de los humanos, no está tan instaurado en el mundo de los perros. La limpieza dental canina está reservada a una práctica veterinaria y no tanto un hábito realizado a diario en casa.

Aunque las comparaciones con los humanos no son del todo acertadas, sí que es importante mantener una buena higiene dental en los perros, y sobre todo, hacerlo en casa. En este artículo ampliamos información en este aspecto, la importancia que tiene, así como la manera correcta de hacerlo.

¿Qué es la limpieza dental de perros? – ¿por qué es importante?

La limpieza dental es la eliminación de sarro y placa bacteriana, así como el mantenimiento de los dientes para que luzcan un aspecto limpio y sano. Es importante realizar este mantenimiento ya que así se evitará la propagación del sarro, que puede derivar en problemas más graves.

Riesgos y síntomas de una mala higiene

La problemática de una mala higiene dental canina va escalando por fases. En una primera fase estaría una acumulación de sarro, que si no se trata pude producir una inflamación y retracción de las encías, que en fases más avanzadas podría descalzar el diente y provocar caídas. Todo ello provocando mal aliento y halitosis en el animal.

El sarro, que provoca inflamación de encías puede desencadenar en dolor a la hora de masticar alimentos, por lo que el perro puede evitar ciertos alimentos y a la larga, esto puede tener afectaciones en la nutrición y la salud del animal.

También existe el riesgo que las bacterias de la placa puedan trasladarse a través del torrente circulatorio órganos vitales como el corazón, causando problemas de endocarditis en las válvulas. Las bacterias también pueden acantonarse en huesos, provocando infecciones óseas tanto corticales como medulares, derivando en casos de artritis y mucho dolor al animal.

Para detectar una mala salud bucodental en perros, el síntoma más obvio es el mal aliento. En fases más avanzadas comienza a aparecer el sarro, la gingivitis, periodontitis, y finalmente, la señal de alarma más evidente es la pérdida de piezas dentales.

Sarro – ¿qué es y cómo se forma?

El sarro es la calcificación de la placa dental. Inicialmente, con la acumulación de restos de comida se forma la placa bacteriana o placa dental. Tras acumularse y mezclarse con la saliva y sus minerales, la placa se calcifica convirtiéndose en una costra conocida como sarro. Inicialmente el sarro es de un tono amarillento, y con el tiempo oscurece hasta convertirse en marrón.

¿Qué perros son más propensos al sarro?

Los perros de razas pequeñas y mini son más propensos al sarro, por lo que se deberá prestar más atención al mantenimiento y a la limpieza dental. Cuanto más mayores se hacen la acumulación será mayor.

De hecho, el 85% de los perros de mediana y avanzada edad y raza mini tienen problemas bucodentales.

Otro factor de riesgo son los premios de textura blanda o la alimentación húmeda, pues este tipo de alimento se asienta entre los huecos de los dientes contribuyendo a una aparición más temprana del sarro.

¿Cómo mantener una buena higiene dental?

Para mantener la salud bucodental del perro hay que hacer un mantenimiento en casa.

  • Para ello lo óptimo sería el cepillado de dientes, igual que en los humanos, pero con productos especializados como pastas dentales sin flúor, o cepillos adaptados a su mandíbula o en forma de dedal. Sin embargo, la mayoría de los perros no les gusta o no están acostumbrados, por lo que puede ser una tarea laboriosa e incluso estresante para el animal.

  • En su lugar, existen también colirios para echar en agua de bebida, en la comida o directamente sobre el diente. Esta segunda opción resulta más sencilla pues muchos perros no se dejan manipular la boca con un cepillo de dientes.

  • A modo complementario existen sticks y premios saludables que pueden contribuir al mantenimiento dental de los perros. Por ejemplo, en Gosbi tenemos los Gosbits dental o los Gosbits Objective dental en diferentes formatos que se adaptan al tamaño del perro y contribuyen a su salud bucodental.

  • Además de los snacks otra opción también son los juguetes masticatorios para perros, que fomentan que el perro los mastique, contribuyendo a la eliminación de la placa gracias a la saliva que producen. Son una opción muy divertida para el animal que pueden usarse a diario.

¿Cómo se hace una limpieza en la clínica y cada cuanto debe hacerse?

A veces un buen mantenimiento en casa no es suficiente para garantizar la limpieza total dental de un perro, por lo que, ante una necesidad, hace falta hacer la limpieza en la consulta del veterinario. La principal señal de alerta que nos indique que es necesario acudir al veterinario para una limpieza dental es cuando empiece a aparecer el sarro, así se evitará que desencadene en consecuencias peores para el perro.

Para ello, es necesario recurrir a la sedación del perro, que se hará a través de la anestesia. Para la eliminación del sarro y la placa adherida a la superficie dental, se realiza mediante un equipo de ultrasonidos que garantiza la integridad de las piezas dentales a la vez que elimina en profundidad cualquier resto de suciedad a través del agua a presión.

Tras la eliminación de la suciedad se procede al pulido de las piezas mediante un cepillo especial a alta velocidad que elimina la placa bacteriana y devuelve la salud dental a la boca del perro.

En conclusión…

La limpieza dental en perros es muy importante si queremos evitar futuras enfermedades en el perro como la gingivitis, periodontitis, o enfermedades sistémicas, así como evitar la caída de piezas dentales. Para una correcta higiene dental canina es importante hacer un buen mantenimiento en casa, con materiales especiales para ello, o sino con snacks, juguetes masticatorios o colirios. Si esto no es suficiente será necesaria una limpieza en la clínica veterinaria de manera profesional.