Para sobrellevar esta situación de confinamiento que nos ha tocado vivir, desconocida hasta el momento para la mayoría de nosotros, lo mejor que podemos hacer es combatir el estrés, la ansiedad y el aburrimiento.
No tan solo nosotros padecemos estos males, también nuestros perros sufren por esta situación, con la dificultad añadida de que ellos no disponen de tantos recursos para gestionar sus emociones. De ahí la importancia de nuestro papel para proponerles paseos y juegos que les hagan más llevadera esta situación.
Aprovechemos que nos está permitido salir a la calle a pasear y para las horas en las que debemos quedarnos dentro de casa aquí os proponemos una lista de juegos para mantenerlos activos y entretenidos.

1. Los básicos
¿Sabe tu perro ejercicios básicos como sentarse o tumbarse? ¿Tiene una buena respuesta a la llamada? Todos los perros deberían saber hacer estos ejercicios y refrescarlos de vez en cuando es una buena idea, ¿por qué no ahora que tienes tiempo?

2. Trae mis zapatillas
Todo un clásico. Los perros adoran tener una tarea que hacer y realizarla satisfactoriamente. Empieza por enseñarle el nombre del objeto “zapatillas”, y pídele que te las traiga. Además de estimular a tu perro podrás impresionar a las visitas que tengas. No es fácil conseguirlo pero el resultado es espectacular.

3. ¿En qué mano está el premio?
Simplemente toma un premio y colócalo en una de tus manos fuera de la vista del perro. Después coloca ambas a la vez frente al perro y permítele que elija. Si olfatea o toca con la pata la mano correcta, abre tu mano y dale el premio. Si no acierta a la primera, no pasa nada, vuelve a intentarlo de nuevo.

4. El escondite.
Ideal para practicarlo con cachorros y niños, ¡Diversión asegurada! Puedes dejarle en “quieto” si ya sabe o simplemente distraerle mientras te escondes. Después llámale una sola vez y espera. Si hace falta, vuelve a llamar para evitar que se frustre si no te encuentra a la primera, pero permite que avance y que cada vez lo haga mejor. Además de pasar un buen rato estarás reforzando la llamada, algo muy importante.

5. Encuentra los premios.
Esconde algunos premios que le gusten en diferentes puntos de la habitación. Pide que se quede quieto mientras lo haces o si no es posible que espere fuera de la habitación. Comienza con 3 o 4 puntos sencillos de encontrar y cuando el perro resuelva fácilmente de forma progresiva ve abriendo habitaciones y colocando más puntos a lo largo de la casa. Estos tipos de juego son geniales para ellos, ya que estimulan su sentido natural del olfato y sus capacidades cognitivas.