No son muchas las empresas que permiten a sus trabajadores ir a trabajar acompañados de sus peludos. Seguramente serían muchas más si conocieran los múltiples beneficios que, según algunos estudios, tienen para los trabajadores, el ambiente laboral i la productividad.

A continuación, os hablaremos de los beneficios más relevantes de llevarte el perro al trabajo.

  1. Peludos más felices

Por descontado el primer y más directo beneficio es sobre el bienestar de los peludos. En vez de tener que quedar-se horas y horas solos en casa o a cargo de otras personas, pueden disfrutar de la compañía de sus compañeros humanos durante la jornada laboral.
Este echo reducirá notablemente la ansiedad del perro, aumentando su calidad de vida y pudiendo mostrarse más tranquilo y equilibrado durante el resto del tiempo.

  1. Humanos más contentos

También los trabajadores disfrutaran de más buen humor durante su jornada. Está comprobado que el contacto visual entre perros y humanos aumenta los niveles de oxitocina de ambos. Esto quiere decir que los dos se benefician de la relación humano-perruna teniendo una vida más plena y feliz.

  1. Disminuye el estrés

Varios estudios apuntan que los peludos en las oficinas disminuyen la ansiedad de los trabajadores, tanto de los propietarios de las mascotas cómo de sus compañeros de trabajo.

El echo de acariciar o simplemente comunicarte con un perro es una forma de desconectar i relajarse, convirtiéndose en un input de energía positiva para la persona que mejora el ambiente de trabajo general.

  1. Mejora la comunicación y el trabajo en equipo

Además, los peludos facilitan la comunicación entre las personas, generando temas de conversación y ratos agradables a su alrededor. Fomentan así la comunicación entre compañeros de trabajo estableciendo vínculos afectivos más positivos, ya que las personas son percibidas cómo más próximas y amigables.

  1. Aumenta la productividad y mejora la imagen de la empresa

Al generarse un ambiente de trabajo más positivo, menos estresante y con más interacción entre trabajadores, varios estudios confirman que también la productividad se ve afectada positivamente con la presencia de perros en las oficinas. También la creatividad sale beneficiada, ya que se ve fomentada con un ambiente más distendido y al romper la rutina.

A la vez, las personas que de esta forma evitan tener a su perro esperando solo en casa o a cargo de otras personas, están menos pendientes del reloj disponiendo de más flexibilidad laboral y disfrutando así más de su trabajo.

Mejora también la imagen de la marca, tanto desde el punto de vista de los consumidores cómo el de otras empresas, viéndose la empresa más bien posicionada tanto a nivel de relaciones con los clientes cómo de cara a las relaciones B2B.

  1. Conciliación laboral y personal

Los perros forman parte de la familia. Los queremos cómo a un miembro más, y poderlos tener con nosotros mientras trabajamos nos permite conciliar de manera mucho más fácil la vida personal y familiar con la vida laboral.

Nos permite ahorrar dinero si de otra forma hubiéramos tenido que dejarlos a cargo de alguien o en una guardería canina, además de estar mucho más tranquilos por no tener que contar las horas que hace que está sin nuestra compañía.

Hacia un mundo más dog friendly

Cómo podemos ver, son muchos los beneficios tanto para las personas cómo para las empresas de dar la posibilidad a los trabajadores de asistir acompañados de sus mascotas al puesto de trabajo.

Antes de ponerlo en práctica debemos tener en cuenta y consultar que no haya ningún compañero con problemas de alergia a los perros al que pudiéramos perjudicar. Además, si hay alguien con miedo a los peludos, hay que estudiar el caso para ver cómo se gestiona y si se puede solucionar. El respeto hacia los otros compañeros de trabajo tiene que ser siempre prioritario.

Imaginar un futuro con muchas más empresas dónde los trabajadores disfruten de la compañía de sus peludos durante la jornada laboral, es caminar hacia un mundo más dog friendly que, sin duda, contribuirá a una sociedad dónde humanos y mascotas convivan de una forma más plena y feliz.