Saber en qué etapa madurativa se encuentra tu perro es muy importante, ya que cada fase vital comporta una serie de cuidados y necesidades distintas. Si las tenemos claras, podremos atender mucho mejor a nuestro compañero de vida y garantizar que crezca más sano tanto física como emocionalmente. Atender estas necesidades concretas, implica aportarles nutricionalmente lo que necesitan para poder llevar a cabo una vida sana y feliz en cada momento de su vida. Para ello, tendremos que estar atentos a los cambios físicos y emocionales para poder identificar mejor la fase vital en la que se encuentra nuestro mejor amigo.

Un cachorro está en un momento vital de crecimiento constante, necesita alimentos buenos y de calidad con unas características específicas para acompañarle en este proceso, ya que, tiene unas necesidades distintas a las de un perro adulto, como, por ejemplo, debe tener una ingesta de calorías superior a las de un perro adulto. Además, también está en una fase de aprendizaje clave que impactará el resto de su vida. Por ello, todo el trabajo y tiempo invertido en crear un vínculo y darle una buena educación en esta fase, nos ayudará a tener una buena relación con nuestro perro durante el resto de su vida.

La adolescencia es una fase intermedia entre el cachorro y el adulto, donde el perro seguirá creciendo físicamente y se encontrará en un momento clave de aprendizaje. Es aquel momento donde nuestro peludo empieza a querer conocer mundo, y despertar su sexualidad, por lo que puede tener niveles más altos de energía y mostrar comportamientos más “rebeldes”. En este momento, el perro querrá testear los límites, por lo que será muy importante trabajar la educación y el vínculo constantemente. A nivel nutricional, el animal sigue creciendo por lo que seguirá requiriendo un aporte calórico adecuado e ingredientes de primera calidad.

La fase adulta será la más larga de la vida de nuestro peludo, y al igual que en las fases previas, también es importante identificar cuáles son sus necesidades. Cada perro es un mundo, y tenemos que regirnos en darle un alimento de calidad, teniendo en cuenta los ingredientes que le sienten mejor. En esta etapa habrá alcanzado su tamaño definitivo y la madurez sexual. Cuando nuestro perro sea adulto, el vínculo que tendremos con él será más fuerte, pero no debemos olvidar de seguir trabajándolo día a día.

Ahora bien, ¿Cómo sé en que fase se encuentra mi perro?

Cada perro es distinto y poder identificar exactamente en qué fase está, no es ciencia exacta. Hay leyendas y mitos que cuentan que un año de perro equivale a siete años humanos, sin embargo, no hay nada más lejos que la realidad, pues el resultado obtenido después de aplicarla no se ajusta del todo a las etapas madurativas reales por las que atraviesa el perro. También debemos tener en cuenta otros factores que determinan la madurez de cada animal, como, por ejemplo, dependiendo del tamaño, el perro tardará más o menos en considerarse adulto. Cada raza tiene su ciclo vital, y aunque podamos generalizar, debemos observar a nuestro perro y consultar con el veterinario para que nos acompañe en su proceso madurativo.

La importancia de saber en que fase se encuentra nuestro peludo es clave para poder atender de manera óptima sus necesidades. No tiene nada que ver lo que necesitará nuestro perro cachorro, adolescente o adulto. En Gosbi elaboramos nuestros alimentos únicamente con ingredientes 100% naturales de alta calidad. Sabemos que los alimentos naturales son más sanos, seguros y sabrosos y son la mejor opción si queremos ofrecer una vida sana a nuestros amigos peludos. Por ello no utilizamos ningún producto que no aporte nutricionalmente al animal, y ninguno de nuestros alimentos incluyen transgénicos ni ingredientes químicos en su composición.

Durante la etapa de cachorro es muy importante aportar toda la proteína y grasa que necesitará nuestro perrito para convertirse en un adulto sano y fuerte. En Gosbi tenemos la gama Exclusive Puppy, con ingredientes naturales premium adaptados a las necesidades nutricionales de tu peludito. Cuando son adolescentes baja la necesidad de calcio, pero se mantienen los niveles proteicos y grasos. Para ello, tenemos la gama Exclusive Junior, ideal para perros adolescentes medianos y grandes. Finalmente, los perros adultos tienen unas necesidades distintas, ya que baja la necesidad calórica. Sin embargo, igual que en las fases previas de crecimiento, una alimentación de calidad, sana y natural contribuirá a un mejor estado de salud de nuestro mejor amigo. En la gama Exclusive existen diferentes variedades a partir de carne de pollo, cordero o pescado, con arroz como único cereal y con la fórmula provital integrada.

Perros mini (hasta 5 kilos)

Los perros mini son aquellos que maduran antes. Entre los 10 y 12 meses ya podemos considerarlos adultos. Para ellos, se recomienda el uso de Gosbi Exclusive Puppy mini hasta los 10 meses, y directamente haremos transición a la gama Exclusive Adult sin pasar por la gama Junior, ya que no tendrán la necesidad calórica que puede tener un perro más grande.

Perros pequeños (hasta 10 kilos)

A los perros pequeños se les administrará Puppy mini hasta los 12 meses, y luego se pasará directamente a la gama Adult. La gama Puppy tiene un aporte de calcio óptimo para el crecimiento adecuado de nuestro perro, y al igual que con los perros mini, no existe la necesidad en perros de estas características de dar Junior.

Perros medianos (de 10 a 25 kilos)

A partir de los 14 meses ya se han desarrollado y los consideraremos adultos. Hasta entonces, se dará Puppy medium y a partir de los 4 meses se puede hacer la transición a la gama Exclusive Junior. La singularidad de esta gama es que no tiene tanto calcio como Puppy, pero en cambio tiene más proteína y grasa necesaria en perros de tallas medianas y grandes. Se puede dar tanto Puppy medium como Junior (déjate asesorar por tu veterinario) hasta los 14 meses, después se hará la transición a Adult.

Perros Grandes (de 25 a 50 kilos)

Los perros de tamaños más grandes crecerán y se desarrollarán hasta los 16 meses. Antes de eso, recomendamos dar Puppy medium hasta los 5 meses, y a partir de entonces y hasta los 16 meses, dar Junior antes de hacer la transición a una dieta para adultos.

Perros gigantes (más de 50 kilos)

Los gigantes son los que más despacito crecen, y es que no llegan a la fase adulta hasta los 24 meses. Para ellos, tenemos la gama Puppy maxi, recomendada hasta los 8 meses, y posteriormente se dará Junior hasta los 24 meses, que el perro ya estará totalmente desarrollado para poder alimentarse con la gama para adultos.

Hay que tener en cuenta que el momento de hacer las transiciones tiene que ser gradual, pues podría sentarle mal un cambio brusco a nuestro mejor amigo. Esto se debe a que los perros tienen una flora bacteriana limitada, y los cambios directos de alimentación no suelen sentarles bien. Por ello recomendamos unos días para mezclar los diferentes alimentos y progresivamente hacer el cambio completo.

La alimentación va estrechamente vinculada a la salud de nuestro perro, pero debemos tener claras sus necesidades en cada momento de su vida para poder adaptarnos bien a cada momento. En Gosbi, tenemos el alimento ideal para cada una de estas fases. ¡Descúbrelos!