Con el verano y las vacaciones tenemos más tiempo para poder disfrutar del aire libre, de paseos, de baños en la playa y, como no, de un buen libro con mucho pelo.

Para aquellas personas que disfrutan de la compañía de un libro y su mascota, no se nos ocurre nada mejor que este listado de novelas donde los protagonistas son los peludos.

Gatos en la cabeza, de Laura Agustí (Lunwerg, 2018)

«Tengo gatos en la cabeza, como quien tiene pájaros. Creo que a veces necesitamos librarnos de esas ideas y recuerdos, que resuenan lejanos como pequeños maullidos y despiertan sensaciones aparentemente olvidadas. Entonces se desatan esas ganas de gritar, de recuperar imágenes y dibujar para ir desenmarañando el ovillo de la memoria. Este es uno de esos momentos en la vida para abrir las puertas de lo inesperado y dejar que todos esos pensamientos dormidos vuelen y encuentren su lugar en cualquier parte, incluso entre las páginas de este libro.»

Un perro, de Alejandro Palomas (Destino, 2016)

«R estaba sentado en la alfombra, junto a la cama, exactamente como le había visto la noche de la tormenta que un año antes nos había cambiado la vida a los dos. Me miraba fijamente y jadeaba, inmóvil, como cuando en verano se tumba al sol en la terraza, envuelto en calor.»
“Un perro” no es solo el retrato del fascinante vínculo entre un hombre y su perro, sino también un remolino de emociones en el que confluyen una mirada tierna y cruda al universo familiar y un homenaje al amor en todas sus manifestaciones.

Soy un gato, de Soseki Natsume (Impedimenta, 2010)

Escrita justo antes de su aclamada novela Botchan, Soy un gato es una sátira descarnada de la burguesía Meiji. Dotada de un ingenio a prueba de bombas y de un humor sardónico, recorre las peripecias de un voluble filósofo gatuno que no se cansa de hacer los comentarios más incisivos sobre la disparatada tropa de seres humanos con la que le ha tocado convivir.

Tombuctú, de Paul Auster (Seix Barral, 1999)

Míster Bones, el perro protagonista de esta sorprendente novela de Paul Auster, es el compañero y confidente de Willy G. Christmas, un poeta vagabundo de Brooklyn. Willy presiente que su muerte está cercana, y antes de partir a ese otro mundo al que él llama Tumbuctú, quiere encontrar un nuevo hogar para su fiel amigo. Así, como si de Don Quijote y Sancho Panza se tratara, emprenden un viaje a Baltimore en busca de la profesora de literatura de Willy, a quien éste planea confiar a Míster Bones. A través de la voz de Míster Bones, entramos en la mente de estos dos inolvidables personajes, un hombre y un perro en búsqueda del amor y la amistad.

El amigo, de Sigrid Nunez (Narvona, 2019)

La protagonista y narradora de esta novela, una escritora neoyorquina, está enfrentándose a su manera al duelo de la muerte por suicidio de su amigo y mentor. Un día recibe la llamada de la mujer de su amigo, porque quiere pedirle un favor: que se quede con su perro. Se trata de un gran danés, enorme y artrítico. Aunque no tiene permiso del casero para tener animales de compañía, la escritora decide llevárselo a su apartamento. Poco a poco, se crea un vínculo de amistad entre dos seres que, en parte, se sienten abandonados. Y a través de la escritura y la literatura, de los paseos y los silencios, el duelo va avanzando.

Los perros duros no bailan, de Arturo Pérez-Reverte (Alfaguara, 2018)

En esta asombrosa novela negra, divertida, tierna y sobrecogedora de principio a fin, Arturo Pérez-Reverte narra con increíble maestría la aventura de un perro en un mundo diferente al de los humanos, donde rigen las mejores reglas -lealtad, inteligencia y compañerismo- y están desterradas toda corrección política o convención social. Un mundo en el que a veces hay clemencia para los inocentes, y justicia para los culpables.

Podría hacer pis aquí, de Francesco Marciuliano (2015)

¿Qué es lo que quieren decirnos los gatos cuando hacen añicos el papel higiénico? ¿Qué opinan del veterinario realmente? ¿Les gusta la Navidad? Estas y otras muchas cuestiones por fin tienen respuesta. Pero no una respuesta cualquiera. Porque cuando los gatos contestan lo hacen con estilo, en verso, con humor. Como solo ellos podrían.

El perro de los Baskerville, de Arthur Conan Doyle (Nórdica libros, 1902)

Holmes y Watson son llamados a investigar los extraños crímenes aparentemente relacionados con la antigua maldición que pesa sobre la familia Baskerville. El "asesino" parecer ser un "animal enorme y negro con forma de perro, aunque mayor que ningún otro visto jamás por criatura humana". Atraídos por el misterio del caso, nuestros protagonistas se ven pronto envueltos en un laberinto de antiguas supersticiones y oscuras venganzas, en el escenario amenazador y siniestro de los páramos de Dartmoor.

El arte de conducir bajo la lluvia de Garth Stein (Suma, 2008)

“El arte de conducir bajo la lluvia” lo tiene todo: amor, tragedia, redención, peligro y lo mejor, el narrador canino Enzo, cuya alma de perro longevo tiene mucho que enseñarnos sobre el ser humano. Enzo sabe que él no es como los demás canes. Él es un pensador de alma casi humana. Denny Swift es un joven y prometedor piloto de carreras de quien Enzo ha obtenido una amplia comprensión de la condición humana y del que ha aprendido que la vida, al igual que las carreras, no es una cuestión de velocidad.

La llamada de lo salvaje, de Jack London (Nórdica, 1903)

Tanto La llamada de lo salvaje como Finis, el cuento que completa este volumen, tienen en común el espacio en que se desarrolla la acción: la zona ártica próxima al río Yukón, donde se encontraron los yacimientos que dieron lugar a la fiebre del oro. Buck, el perro vigoroso que ha caído en manos de los buscadores de oro, demuestra con la devoción hacia su amo que los perros pueden ser más humanos que el hombre. Muerto su amo, seguirá la llamada del instinto, de la naturaleza ancestral y salvaje, para unirse a su hermano el lobo.

Mi perra Tulip, de J.R. Ackeley, (Anagrama, 1956)

El excelente escritor británico no se consideraba un amante de los perros cuando, ya en plena madurez, acabó siendo propietario de un pastor alemán. Él fue el primer sorprendido cuando se convirtió en el amor de su vida, el «amigo ideal» que había buscado en vano durante mucho tiempo. Mi perra Tulip es la agridulce historia retrospectiva de una amistad de dieciséis años. Con detalles vívidos y a veces asombrosos, Ackerley describe la imprevisible conducta de Tulip y sus muy caninos gustos, mientras explica sus torpes pero decididos esfuerzos para hacerla completamente feliz.

Colmillo Blanco, de Jack London (Alianza Editorial, 1906)

Ambientada en la vida agreste y salvaje de una frontera que trasciende su mero carácter físico para convertirse en encarnación del conflicto entre la naturaleza y un ser humano alienado de ella, Colmillo blanco es una de las obras más célebres de Jack London (1872-1916). Reverso casi simétrico de "La llamada de la naturaleza", en la historia del perro salvaje que, significativamente, se degrada en su contacto con el hombre, hallamos, en efecto, matizadas por la belleza de los grandes escenarios naturales y una remota esperanza de redención, las inquietudes que rigen toda la obra del autor estadounidense: el choque entre civilización y naturaleza, la perpetua pugna entre el bien y el mal, la supervivencia del más fuerte, el determinismo genético, la selección natural.

Cómo saber si tu gato planea matarte, de Mathew Inman (Astiberri, 2016)

Si tu gato te masajea con sus patas no es una muestra de afecto. Está comprobando posibles debilidades de tus órganos internos. Si tu gato te trae un animal muerto, no es un regalo. Es una advertencia. Cómo saber si tu gato planea matarte es un hilarante compendio de chistes, historias, anécdotas e instructivas guías sobre mininos, salidos del mundo creativo de The Oatmeal.

Llévame contigo, de David Grossman (Debolsillo, 2000)

Asaf, un joven de dieciséis años, recibe el encargo de encontrar al dueño de un perro que vaga perdido por las calles de Jerusalén. En el transcurso de esta búsqueda su historia se confundirá con la de Tamar, una adolescente de corazón solitario que intenta salvar a su hermano del infierno de las drogas y de su entorno. Juntos recorren un camino en el que intentarán reconstruirse entre las ruinas de un mundo que se desmorona.

Elvis nunca se equivoca, de Rodrigo Morlesin (Planeta Infantil, 2019)

Esta extraordinaria primera novela cuenta la historia de un cachorro callejero que se propone descubrir a qué ha venido al mundo. Pero a la manera de un Oliver Twist perruno, el destino tiene preparadas conmovedoras sorpresas para él. ¿Escapará a los abusos de la feroz pandilla que controla las calles? ¿Será otra víctima más del maltrato y el hambre? ¿Logrará comprender qué es una familia? Ilustrada por el genial Satoshi Kitamura, Elvis nunca se equivoca tiene toda la diversión y la profundidad necesarias para permanecer en la memoria de niños y adultos.