El tracto digestivo del perro alberga una población increíblemente grande de organismos (que incluyen bacterias, protozoos y hongos) que forman el microbiota o flora intestinal. 

Los probióticos son las bacterias beneficiosas que los perros y gatos necesitan para mantener niveles saludables de bacterias amigables en su intestino y para evitar la posibilidad de que las bacterias patógenas tomen el control. Los tractos digestivos de los caninos y felinos están específicamente diseñados para manejar una tremenda carga bacteriana de los alimentos que consumen debido a que en su estado natural comían presas. Por ello, su tracto gastrointestinal debe mantener un nivel saludable de bacterias buenas y un espectro diverso de diferentes tipos de organismos intestinales amigables para apoyar el sistema inmunológico.

Si las poblaciones de organismos intestinales sanos disminuyen o no hay suficiente diversidad en el microbiota, aparecen los desórdenes digestivos que pueden desarrollar todo tipo de problemas gastrointestinales e inmunológicos que pueden llegar a convertirse en enfermedades crónicas.

Cómo se descontrolan las bacterias intestinales de tu peludo

Los factores estresantes que pueden desequilibrar las bacterias intestinales de tu perro o gato incluyen:

  • Cambio brusco de dieta y alimentos de mala calidad
  • Medicamentos veterinarios (antibióticos y antiinflamatorios)
  • Comer animales vivos o ingerir objetos inapropiados como heces, palos, piedras, etc.
  • Enfermedad gastrointestinal 
  • Beber agua contaminada o encharcada
  • Viajes, traslados o estrés emocional (a menudo causado por la ansiedad o un cambio en la rutina o en el entorno)

Cuando el estrés físico o emocional altera el equilibrio bacteriano en el intestino, puede desencadenar una cascada de problemas, incluida la mala absorción de nutrientes y la diarrea intermitente o crónica. También abre la puerta al síndrome del intestino permeable, lo que significa que los aminoácidos y alérgenos parcialmente digeridos pueden ingresar al torrente sanguíneo. Esto a su vez puede crear una serie de otros problemas de salud, desde alergias hasta enfermedades autoinmunes.

Construir y mantener una flora intestinal saludable

Una de las mejores maneras de asegurarse de que tu peludo tenga una flora intestinal saludable es restringir la cantidad de carbohidratos refinados en su alimentación a menos del 20 % de las calorías, incluir alimentos fermentados que desarrollan el bioma (como el yogur o el kéfir), alimentos ricos en prebióticos y si es necesario, un suplemento probiótico que restablezca y reconstruya el microbiota.

Los alimentos naturales como Natsbi, crean una flora intestinal más diversa en los perros, comparado con los que se alimentan con opciones más procesadas. Es poco probable que un perro disfrute de una salud óptima si se alimenta día tras día con este tipo de comida. 

Cambiar a dietas de alimentos más frescos, menos procesados, con altos porcentajes de carne fresca, rotar ingredientes, y reemplazar premios altamente procesados por alimentos frescos son factores que mejorarán el bienestar gastrointestinal de tu peludo, y a la vez su función inmunológica general. Todas las recetas Natsbi están enriquecidas con prebióticos y formuladas para cuidar la flora intestinal, con proteínas de alta calidad que aportan los aminoácidos esenciales para una óptima nutrición.