La llegada al hogar de un cachorro conlleva una serie de cambios y adaptaciones tanto para el animal como para el resto de los miembros de la familia. Desde aquí queremos dar una serie de consejos para hacer de esta nueva situación una experiencia agradable. Sin embargo, consulte con su veterinario respecto a la salud o el comportamiento de su cachorro en caso de duda.

El equipamiento básico

La cama: el cachorro necesita su propio espacio para sentirse a gusto en casa. Una cama en un lugar tranquilo y adaptado a su tamaño será lo más adecuado, y deberá ser de fácil limpieza ya que al principio debemos esperar algún accidente higiénico. Si las noches le cuesta dormir porque se siente solo o asustado, una radio a bajo volumen o el tic tac de un reloj podrán ayudarle.

Recipientes para comer y beber: Recomendamos los de acero inoxidable para ser más higiénicos y seguros. Los de plástico pueden romperse y astillarse al ser mordidos. Recordemos que los cachorros muerden todo lo que está a su alcance cuando les están saliendo los dientes.

Juguetes: Por norma un cachorro es curioso, se sabe fuerte con sus dientes y es con lo que explora su entorno, y muerde los objetos de la casa por curiosidad y también por aburrimiento. Antes de que se enamore y muerda nuestros zócalos, los bajos de los muebles, el cable del teléfono, y un largo etcétera de objetos que pueda deteriorar con sus mordeduras, la mejor solución es satisfacerlo con juguetes. Con esta medida reduciremos en un alto porcentaje los disgustos por malas pasadas no deseadas. Los juguetes de goma son prácticamente indestructibles y pueden durar muchos años. Para evitar riesgos de asfixia escoja juguetes del doble del tamaño que la boca de su cachorro.

Collar y correa: A pesar de que en los primeros días no salga de casa, es bueno que el cachorro se vaya acostumbrando al collar. Este debe ajustarse cómodamente dejando un espacio de 1 o 2 dedos de ancha entre el collar y el cuello.

Alimentación

El alimento que elija para su cachorro durante su primer año de vida es muy importante para su crecimiento, su salud y su desarrollo adulto. Se trata de encontrar un alimento especialmente diseñado para cachorros para poder satisfacer todas sus necesidades.

Los cachorros suelen ser juguetones y consumir mucha energía con su actividad. Hasta los 4 meses en razas mini y 6 meses en razas medianas y grandes, le proporcionaremos 3 comidas diarias. A partir de esta edad será suficiente con 2 comidas diarias, siempre en el mismo comedero colocado en el mismo lugar, para que adquiera buenos hábitos alimentarios. Siempre debe tener a su disposición un bebedero con agua fresca y limpia.

No es fácil determinar la cantidad de alimento que un perro debe consumir, dado que dependerá de la raza, el tamaño, la edad, el estado fisiológico y actividad física, entre otros factores. La cantidad de alimento diario que recomienda el fabricante tendremos que considerarla orientativa y no aplicarla de forma estricta. No debemos limitar el alimento a un cachorro excepto en caso de ambición o si lo vemos engordar en exceso. Siempre es preferible en el peso de un cachorro unos gramos de más que de menos.

No le dé restos de la mesa, no es adecuado a las necesidades nutricionales de su cachorro y podría favorecer problemas de obesidad en el futuro.

Salud e Higiene

Estos son unos breves apuntes prácticos sobre salud e higiene. Su veterinario será la mejor fuente de información sobre la salud de su peludo.

Siempre es bueno estar alerta. Aquí os ofrecemos un listado de situaciones en las que conviene prestar atención:

  • Pérdida de apetito.
  • Rechaza beber agua.
  • Heces blandas, sin forma, diarreas con o sin sangre.
  • Vómitos persistentes.
  • Respiración irregular.
  • Salivación excesiva.
  • Rechaza jugar o hacer ejercicio.
  • Micciones escasas o demasiado frecuentes.
  • Pelo sin vida y sin brillo.
  • Pérdida o aumento de peso repentino.

Es importante en cualquiera de estas situaciones visitar al veterinario.

Para prevenir posibles problemas, es importante mantener una buena higiene general. Es bueno acostumbrar al cachorro a que le cepillen los dientes. El objetivo es evitar la formación de sarro y la forma más eficaz es con un cepillo y pasta de dientes específica para perro. Aconsejamos cepillarse los dientes varias veces por semana.

El cepillado regular es esencial para los perros jóvenes, ya que no sólo elimina el pelo muerto, la suciedad y los parásitos, sino que también estimula el aporte de sangre hacia la piel, favoreciendo un pelaje de aspecto más sano y brillante. Haga que el cepillado se convierta en una experiencia agradable y aprenderá rápidamente a quedarse quieto o sentarse sin hacer ruido, algo que también le ayudará cuando se realice una visita al veterinario.

Utilice un equipo específico para el cepillado del perro, no use su viejo cepillo diseñado para la cabellera humana. En su tienda de mascotas le sabrán aconsejar sobre lo que mejor le convenga a su perro, según su tipo de pelo.

En relación al baño, hágalo sólo cuando sea necesario. Demasiados lavados pueden eliminar los aceites esenciales de la piel, haciéndola más mate y menos impermeable al agua. En general, los cachorros de pelo corto deben bañarse dos veces al año, mientras que los de pelo largo es conveniente hacerlo cada tres meses.

Parásitos

Pulgas, piojos y gusanos intestinales son algunos de los parásitos más habituales que afectan a los cachorros. Algunos transmiten enfermedades graves que pueden ser contagiadas a los cachorros, especialmente a los más jóvenes.

Tanto para pulgas como para garrapatas existen en el mercado multitud de productos con diferentes fórmulas que se pueden combinar para optimizar la efectividad. Ante cualquier duda, siempre se recomienda consultar al veterinario, que sabrá recomendar el mejor producto según la zona y el hábitat por donde se mueva el perro.

Muchos cachorros nacen con parásitos internos o se infectan después del nacimiento. Es importante desparasitar regularmente durante los seis primeros meses de vida. Su veterinario puede facilitarle un programa y un antiparasitario de amplio espectro que elimine los parásitos intestinales de manera segura y efectiva, incluyendo los áscaris, anquilostoma, gusanos intestinales y tenias.

Desde GOSBI, con estos breves consejos, hemos querido transmitir la importancia del buen cuidado de su peludo, más allá de la alimentación.

De todos modos, siempre puede dirigirnos sus dudas o consultas a help@gosbi.com desde donde podremos ayudarle de forma más personalizada. Nos comprometemos a responderle de manera rápida y acertada.

Estaremos orgullosos y agradecidos si escogen nuestra compañía para alimentar a un miembro de su familia.

Sólo un último consejo: Disfruten con su perro!!!